Tratamiento y Elaboración

foto_tratamiento

Generalidades Nuestras normas de elaboración aseguran la calidad y confiabilidad de todos los productos que se comercializan bajo este sello de calidad. Para ello se establece un riguroso control en todas las etapas del proceso productivo, desde la captación de la materia prima (fuente de agua) hasta la distribución del producto al cliente final.

Los estándares CIMES exigen la elaboración mediante procesos automatizados, bajo estrictas condiciones de higiene, y supervisados por personal calificado, dando como resultado productos totalmente seguros que superan las exigencias de la regulación vigente.

El sistema de aseguramiento de calidad de productos de CIMES se centra en el adecuado control de los sistemas de tratamiento de agua, mediante el cual se unifican los parámetros de calidad de los productos.

Como las plantas de elaboración de CIMES están distribuidas en todo el país, esto hace que las características de las fuentes de agua no sean uniformes y se adapten a las condiciones particulares disponibles en cada una de las zonas (por ejemplo agua corriente, aguas subterráneas, vertientes naturales, etc.). Por este motivo la materia prima varía en su composición tanto física como química y, para lograr la unificación de dichos parámetros, CIMES exige que la totalidad de las plantas realicen un tratamiento de purificación que como mínimo debe constar de las siguientes etapas:

  • Tratamiento Físico: Mediantes diferentes técnicas de filtración estándares (filtros de arena, grava y/o carbón activado) se logra eliminar las partículas en suspensión del agua, reduciendo la turbiedad y eliminando olores y sabores desagradables y otros sólidos disueltos. La aplicación de técnicas más modernas (por ejemplo microfiltración, ultrafiltración) permite además eliminar contaminantes químicos y/o biológicos (pesticidas, hidrocarburos, bacterias, algas, etc.).
  • Tratamiento Químico: Mediante la aplicación de diversas técnicas, se ajusta a través de estos tratamientos el contenido de sales minerales disueltas en el agua a fin de adaptarlos a los estándares fijados por el Código Alimentario Nacional (contenido de arsénico, nitratos, hierro, flúor, magnesio, sodio, etc.).
  • Tratamiento Bacteriológico: Es la etapa final del tratamiento y está destinada a eliminar los contaminantes microbiológicos del agua que son responsables de una gran cantidad de patologías. CIMES ha establecido a la ozonificación (tratamiento con ozono) como método primario de tratamiento bacteriológico, debido al gran poder desinfectante que tiene el ozono y el bajo efecto residual sobre el agua tratada. Este método puede ser complementado con otros métodos tradicionales de acuerdo a las necesidades particulares de cada establecimiento.

Finalmente, CIMES a través de su riguroso programa de muestreo y análisis llevado a cabo por el Laboratorio, verifica el adecuado funcionamiento de los tratamientos descriptos y la calidad y excelencia de los productos elaborados.
Los sistemas de gestión de calidad y ambiental se encuentran certificado bajo normas ISO 9001 de gestion de la calidad e ISO 14001 de gestión medioambiental.

 

 

Particularidades propias de la Soda en Sifones

Para el caso particular de la elaboración de soda, y complementando los tratamientos descriptos anteriormente, se produce un tratamiento con dióxido de carbono (CO2) que le confiere la efervescencia típica de este producto, a la vez que ejerce una acción adicional de desinfección.El producto es luego envasado en sifones previamente higienizados y desinfectados. Por último, se sella y precinta la cabeza del envase para mantener la inviolabilidad del mismo hasta el momento de su consumo.A la salida de las diferentes líneas de producción se realiza un control de todos los envases para asegurar la calidad de los productos que entran luego en las cadenas de distribución.Particularidades propias del Agua en Botellones Todos los envases son higienizados automáticamente y luego desinfectados con ozono antes de proceder al llenado correspondiente. En el caso particular de los botellones retornables, este proceso se complementa con un lavado alcalino a elevadas temperaturas, a fin de dar total seguridad eliminando cualquier material que pueda haberse encontrado dentro del envase.El envasado del producto en todas sus presentaciones se produce en ambientes cerrados totalmente presurizados y esterilizados, y de forma totalmente automática para asegurar las condiciones de asepsia del producto final.Finalmente, todos los envases son rigurosamente controlados y precintados antes de entrar en las correspondientes cadenas de distribución.Particularidades propias de Agua Mineralizada Además de los métodos de tratamiento generales se debe de realizar en estos casos un tratamiento adicional de mineralización. El mismo consiste en aplicar en forma secuencial una técnica de desmineralización (por ejemplo a través de la técnica de ósmosis inversa) para luego realizar un agregado de minerales en concentraciones calibradas de acuerdo a los parámetros de calidad que fija el Código Alimentario Nacional y/o recomendados por otros organismos internacionalmente reconocidos.

Los envases son lavados y esterilizados con ozono antes de su correspondiente llenado, el cual se produce en las mismas condiciones descriptas para el caso de agua en botellones.

El control final asegura que la calidad del producto antes de su ingreso en las cadenas de distribución.

Particularidades propias de las Gaseosas Los principales componentes utilizados en la elaboración de las Gaseosas CIMES incluyen:

  • Agua Tratada,
  • Azúcar Refinada,
  • Jarabe de Maíz de Alta Fructuosa,
  • Jugos Naturales de Frutas,
  • Esencias Naturales de Frutas,
  • Conservantes,
  • Vitamina C (antioxidante),

Para el caso de gaseosas dietéticas, se reemplaza totalmente el contenido de azúcar o de fructuosa, por una adecuada combinación de los dos mejores edulcorantes no-calóricos conocidos: Aspartame y Acesulfame-K.

El agua que se utiliza como materia prima se trata mediante los métodos generales descriptos y se almacena para luego realizar la mezcla de los diferentes sabores. Las proporciones de cada componente están controlados automáticamente por equipos especialmente calibrados.

Por último, la mezcla es enfriada para su gasificación y posterior envasado y despacho. Todas las etapas del proceso están rigurosamente controladas por el personal de planta y por el departamento de control de CIMES.